• Alberto Marín Vélez

Recetas secretas de YesnYou: cómo hacer despegar tu inglés día a día

Ya sé: hablar en inglés perfectamente es una meta que parece inalcanzable. Pero quizás nunca has contemplado esta idea, simplemente te conformarías con “defenderte”, es decir, te gustaría saber entender lo que dice tu jefe o el camarero del pub, o conseguir expresar aquello que tienes en la cabeza y mantener así una conversación relativamente fluida y lineal sobre futbol, negocios o sobre por qué la paella es mejor que el “fish and chips”. Lo de hablar como un nativo… ya veremos en el futuro. Tú quieres resultados cuanto antes mejor. Más fácil decirlo que hacerlo, ¿no? Sobre todo, si el aprender inglés es algo pesado, complicado e infructuoso. Como dijo un “sabio” en Youtube, “el inglés se enseña mal”. En este caso, seremos más positivos: “el inglés se podría aprender mejor y más rápido”. ¡Mejor ver el vaso medio lleno!





Ya hemos visto en anteriores artículos que el método de aprendizaje en el que se basa YesnYou te ayudará a mejorar tu inglés de manera progresiva y segura. Hoy nos gustaría hablar de cómo podemos llegar a aprovechar al máximo nuestros cursos. Trucos para no ponerse nervioso al hablar inglés, consejos para aumentar tu confianza al hablar, rutinas que te ayudarán a acelerar tu aprendizaje… Aquí te ofrecemos las 6 maneras más efectivas para hacer despegar tu inglés:




gif

1.- Afina tu inglés diariamente: como siempre se ha dicho, la práctica hace al maestro. Si no, pregúntale a cualquier músico de cabecera: saber tocar un instrumento requiere de una dedicación y práctica diarias. Solo así se puede llegar a saber tocar cualquier canción o a improvisar cuando la situación lo requiere. Lo mismo con cualquier lengua: afilar, pulir o perfeccionar nuestro inglés requiere de un trabajo constante. De acuerdo, si la palabra “diario” te tira para atrás, ¿qué tal “semanal”? ¿Mejor? En cualquier caso, ya me entiendes: haz que el inglés sea parte de tu día a día, ya sea enganchándote a un “podcast” sobre deportes o política en Youtube, ya sea viendo “Breaking Bad” o “Game of Thrones” en inglés (si pones subtítulos en español no pasa nada…), leyendo periódicos en inglés sobre temas que te interesen… En definitiva, busca medios de comunicación o productos de entretenimiento ingleses o americanos que te llamen la atención, y ya verás como poco a poco, entenderás todo lo que dicen, aprenderás nuevas palabras, sabrás cómo se habla el inglés en el día a día… ah, y de paso, ¡aprenderás algo!


gif

2.- Adopta una libreta: no, espera, ¡sigue leyendo! ¿Estabas a punto de dejarlo aquí? Ya sé que el primer “tip” parece más factible que éste, pero aquí te estamos dando consejos que realmente te van ayudar a mejorar. No todo puede ser tan fácil como escoger entre jamón ibérico y prosciutto… Bueno, a lo que vamos: apuntar palabras y expresiones que uno escucha o lee es una de las maneras más efectivas y seguras de mejorar exponencialmente. Créeme: ¿no te acuerdas que, de pequeño, al hacerte una chuleta ya te sabías casi toda la lección? Aquí lo mismo: anotar todo aquello que no entendemos o que nos parece interesante tiene dos grandes ventajas. En primer lugar, nos ayudará a memorizar, si no todas, la mayoría de las palabras que registramos en nuestra libreta. E imagina que llegas a aprender una de cada cuatro palabras que anotas, como dicen algunos estudios: a largo plazo, hasta llegarás a dejar boquiabierto a algún nativo. En segundo lugar, te hará más curioso e inquisitivo, y estarás siempre receptivo y abierto a aprender constantemente.




3.- El aprendizaje es un camino: caminante, no hay camino, se hace camino al andar... Machado bien podría haber sido un motivational speaker en nuestros días. Y es que lo que dice es cierto: solamente mejorarás si vas paso a paso; sin prisa, pero sin pausa. También tienes que estar preparado para los obstáculos: si bien al principio se aprende rápido, en un momento u otro experimentarás la famosa learning curve: cuando se llega a un nivel intermedio, el aprendizaje se hace más cuesta arriba, ya que ahora toca aprender estructuras complejas o palabras extrañas. No te desanimes, ni te compares con tu compañero de trabajo que ahora habla super bien: cada uno tiene un camino y, como siempre se dice, todos los caminos llevan a Roma.




4.- Piensa en inglés (de vez en cuando): ¿a que da rabia quedarse encallado a mitad de frase cuando estás hablando en inglés? Que te pase con un amigo inglés o en Londres no es el fin del mundo, pero, ¿y si te da un cortocircuito en medio de una reunión, o con un cliente extranjero? Tranquilos, en YesnYou hemos encontrado con la solución: empieza a acostumbrarte a pensar en inglés. Pero despacito y con buena letra. Ves construyendo frases sencillas en inglés, que tengan sentido, y que creas que puedas utilizar en una situación en concreto. Luego, intenta tener una pequeña charla contigo mismo. Ya verás que, sin la presión de estar siendo observado por nadie, te notarás más fluido. Entonces, busca la traducción de palabras que necesites en tu charla y vuelve al paso 2: anótalas en la libreta. Roma no se construyó en un día: sé paciente y metódico, y verás como las charlas que tendrás contigo rivalizarán los debates políticos más increíbles (bueno, si es que hay…)


5.- Escribe un diario: ¡no, no te vayas ahora tampoco! Como dicen los ingleses, bear with me, “ten paciencia conmigo” (Mira, una frase interesante para anotar en tu libreta…) A lo que vamos: anímate a escribir unas cuantas líneas cada semana sobre cómo te ha ido con el trabajo, con la familia, con los amigos… En inglés, claro. Esto no solo te ayudará a expresarte de manera más precisa y clara, sino que también te llevará a buscar palabras específicas para expresar una emoción o para argumentar por qué necesitas un aumento de sueldo… Vamos, es un win-win. Como estás pudiendo observar, la clave para mejorar, en cualquier caso, es la curiosidad, la paciencia y la dedicación. El secreto es que no hay secreto. Pero siguiendo estos pasos el camino se hará más llevadero.





6.- Lo importante es el camino, no la meta: ya hemos utilizado bastante la metáfora del camino en este artículo, y es que representa perfectamente el proceso de aprendizaje de cualquier estudiante. Establece metas sencillas y alcanzables a medio plazo, como el de ir haciendo el diario, o el ir añadiendo palabras y expresiones a la libreta, o el empezar esa serie que siempre habías querido ver, pero en inglés. Te animamos encarecidamente a hacerlo, pero, como ya hemos dicho, vístete despacio, aunque tengas prisa. Y otra cosa: sé consciente de tu progreso diario, semanal o mensual, ya que esto te motivará a seguir con renovada fuerza y hará el proceso más liviano y estimulante.



Estos son los seis consejos que te ayudarán a mejorar tu inglés diariamente y a aprovechar nuestras clases en YNY lo mejor posible. ¿Por qué no nos comentas abajo qué te parece este recetario? ¿Las has aplicado y ya has comprobado su utilidad? Cuéntanos, escribe un comentario a este artículo y ayuda a despegar el inglés de tus compañeros.


¡Hasta la semana que viene! Take care!



gif

18 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo